Historia

CAPITULO 1CAPITULO 2CAPITULO 3CAPITULO 4CAPITULO 5CAPITULO 6CAPITULO 7CAPITULO 8CAPITULO 9CAPITULO 10CAPITULO 11CAPITULO 12

Nace el béisbol en Puebla y la liga mexicana de beisbol

Alejandro-Aguilar-Reyes-cap-1-1024x745

El inicio del beisbol profesional en Puebla surge al mismo tiempo de la creación de la liga mexicana de beisbol en el lejano año de 1925.

El primer equipo fue el 74 Regimiento de Caballería que era patrocinado por el general Andrés Zarzosa quien era Jefe de Operaciones Militares en Puebla. Hombre admirador de los deportes pero especialmente amante del beisbol.

Zarzosa logró conjuntar un equipo muy competitivo con los desconocidos nombres de “Javierito” López,” Chucho” Gamiz, Oscar Martínez, “Viejito” Miranda, Jorge Viñas, “Lolo” Correa y eran dirigidos por Jesús “matanzas” Valdez. En ese mismo año surgieron los equipos Nacional Agraria, Nacional Bixier, Nuevo México y Guanajuato que junto con el equipo poblano darían la primera página en la historia de la liga mexicana.

El último domingo de junio fue inaugurada aquella inolvidable temporada de 1925. El equipo poblano jugó en esa primera temporada en instalaciones deportivas como Metepec y Atlixco pero jamás lo hizo en esa temporada en la capital angelopolitana.

En el mes de septiembre el equipo fue trasladado a San Luis Potosí aun que seguía bajo el mando del general Zarzosa. Al finalizar la temporada quedaron dos equipos empatados en el primer lugar, el 74 Regimiento y el Nuevo México, por lo que se jugó una serie final a ganar dos de tres partidos.

Aquella primera final resultó muy emocionante. El Nuevo México apaleó al 74 Regimiento en el primer juego 12-1, sin embargo los nacidos en Puebla ganaron el siguiente encuentro por 5-2 para definirse en la capital del país en el Parque Franco Inglés con la aplastante victoria del equipo de “Matanzas” Valdez por 19 carreras a 3 teniendo como ganador a Oscar Martínez.

De esta forma el 74 Regimiento se consagró como el primer campeón de la liga mexicana jugando poco más de dos meses en Puebla y continuando en San Luis Potosí.

Dato.- La liga mexicana fe creada gracias a los esfuerzos del cronista Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano” junto con su amigo Ernesto Carmona quienes habían tenido el sueño de crear una liga profesional de beisbol en México.

Regresa el beisbol a Puebla

pedro-pagés-cap-2

Hasta el año de 1939 el empresario Don Castor Montoto adquiere al equipo de Puebla que fue aceptado en la liga mexicana hasta 1942.

La novena poblana ya tenía su propia casa en el desaparecido Parque Puebla el cual se encontraba ubicado en la 37 poniente y 11 sur con capacidad para 5 mil aficionados.

En ese entonces el circuito lo conformaban seis equipos. Los Rojos de México con Ernesto Carmona de Manager, LOS Industriales  de Monterrey con el cubano Lázaro Salazar, los Alejadores de Tampico de Manuel Arroyo, el Unión Laguna que comandaba Martín Dihigo, los Azules de Veracruz con el mando de Agustín Bejerano y la escuadra poblana con el sinaloense José Luis “chile” Gómez.

El equipo poblano tenía grandes peloteros como Pedro “gamo” Pagés, que llegó proveniente de Tampico, así como Manuel “cocaína” García que llegó del Águila de Veracruz. También arribó Carlos Galina de Monterrey, Apolinar Pulido y Molinero Montes de Oca del Veracruz.

El cubano Pedro Pagés se convrtió en el mejor bateador del equipo con porcentaje de .365 con 114 hits, 47 carreras remolcadas, además de ser el mejor robador de bases de la liga con un total de 30 estafas. Por su parte el zurdo “Cocaína” García terminó la temporada con 19 victorias y efectividad de 3.83 en carreras limpias.

Apolinar Pulido fue reconocido como el mejor parador en corto del año. Pedro Pagés también era considerado entre los mejores outfielders junto a Epitacio “la mala “ Torres y Guillermo Garibay.

Dato.- En ese año de 1942 llega a Industriales de Monterrey el cátcher Roy Campanella quien más adelante sería receptor de los Dodgers de Brooklyn. Por su parte Martín Dihigo ganó la triple corona de pitcheo con 22 triunfos, 211 ponches y efectividad de 2.53

Surge el gran Beto Ávila

beto-avila-cap.-3

En 1943 surge un importante debut en la historia del beisbol nacional. Un joven veracruzano de 19 años de edad de nombre Roberto Ávila González aparece en la liga mexicana para convertirse en el novato del año.

En ese primer año Beto Ávila jugó 88 juegos bateando para .229 con 69 hits, 25 carreras impulsadas y 40 anotadas. Puebla logró terminar como el tercero mejor del circuito con 44 ganados y 43 perdidos, teniendo como manager a Eugenio Morín.

Nuevamente Pedro Pagés encabeza la ofensiva poblana con el mejor porcentaje de bateo de 353, mientras que Jacinto Roque produce 56 carreras, sumando 12 home runs. Por su parte “cocaína” García brilló con 16 victorias y 16 juegos completos.

Para 1944 la directiva poblana reforzó al equipo con peloteros cubanos como el zurdo Adrián Zavala y el utility Conrado Pérez “babalú”. En tanto que Pedro Ávila se incorpora a la organización jugando junto a su hermano Beto.

Puebla vuelve a ocupar el 3er puesto en el standing con record de 49-39 siguiendo al frente del equipo Eugenio Morín.

El cubano Alberto Hernández se convirtió en el primer campeón de bateo del club con porcentaje de .395 con 131 hits y 89 producidas. También Carlos Galina y Beto Ávila compartieron el liderato de hits triples con 14 cada uno.

Adrián Zavala debutó con la mejor marca de ganados y perdidos con record de 10-2 con porcentaje de limpias de 2.74

Los llaman Pericos

Ya bajo el nombre de Pericos de Puebla debido al uniforme verde que utilizaban desde su nacimiento en 1945 se vive una era única en la liga mexicana con la presencia del magnate Jorge Pasquel con la llegada de muchos peloteros que llegaban de ligas mayores.

Bajo el mando de Julio Rojo los Pericos tuvieron una temporada de pesadilla al terminar en último lugar con marca de 36-54. Nuevamente Beto Ávila fue el mejor bat con .350 de porcentaje, pero lo más destacado para los verdes fue el debut del lanzador Juan Conde en la liga mexicana al ser designado el novato del año gracias a sus nueve triunfos y siete juegos completos a lo largo del año.

Más refuerzos

Pericos-1947-cap.-4

Para 1946 llegaron a los Pericos grandes jugadores como los cubanos Sandalio Consuegra y Napoleón Reyes, así como los norteamericanos Arthur Pennington y el pitcher Salvatorie Maglie.

Consuegra y Maglie formaron un espectacular 1-2 en el pitcheo. El cubano tuvo 14 triunfos, mientras el “barbero” terminaría con 20 éxitos en la temporada, apoyados con el regreso del zurdo cubano Adrián Zavala.

En el line up brillaron además de Pagés, Ávila, Montes de Oca, entre otros. Napoleón Reyes y sus 140 hits reforzarían el orden al bat de respeto, además del debut de Guillermo “huevito” Álvarez quien a los 19 años de edad fue la gran sorpresa en las paradas cortas siendo designado el novato del año.

El manager de este grupo de peloteros era Adolfo Luque quien logró retomar el camino ganador al finalizar la temporada con el tercer mejor record de 52-46.

Dato.- El cubano Agustín Bejerano implantó marca de robos con 47 con los Tecolotes de Nuevo Laredo.

Se va Beto Ávila

El adiós de Beto Ávila fue en 1947 cuando el veracruzano inició su gran aventura por el beisbol de ligas mayores en las sucursales de los Indios de Cleveland. En ese año fue el champion bat del circuito con porcentaje de .346 con Puebla con quien jugó cinco temporadas acumulando 603 imparables, 169 impulsadas y porcentaje de .328

El equipo tuvo como refuerzo a Alejandro Crespo, además de Jesús “chanquilón” Díaz proveniente de San Luis y el novato Guillermo López que llegó de Industriales. El cubano Agapito Mayor regresaba con Pericos luego de probar suerte con el equipo de Nuevo Laredo.

Salvatorie Maglie logra nuevamente quemar la liga con 20 victorias.

Dato.- El 12 de septiembre en el parque Delta Epitacio “la mala” Torres con Monterrey se convirtió en el primer bateador en llegar a mil imparables.

Llega la crisis a la liga

Muchos peloteros extranjeros se van a las ligas mayores, la crisis económica y otros motivos orillaron a los directivos a tomar medidas drásticas. De entrada se quedaron fuera los equipos Tampico y San Luis y solo continuaron la campaña cuatro equipos los cuales se concentraron en la capital para jugar en el entonces Parque Delta.

La directiva poblana con Delfino Pérez como nuevo propietario, la da el mando a Napoleón Reyes manteniendo a la plantilla base. Los puestos de Ávila y Maglie, llegan a los Pericos Pedro”charrascas” Ramírez, Vinicio García y el pitcher Rogelio Martínez.

El picher Jesús “cochihuila” Valenzuela fue uno de los refuerzos además del segunda base Antonio Castaño. La temporada acabó y Pericos no pudo alcanzar a Industriales de Monterrey en la carrera por el título quedándose a tres juegos de los regios.

Dato.- En ese 1948 debuta Felipe “clipper” Montemayor a los 20 años de edad.

El vuelo de los 60s

Con los empresarios William Budib y Emilio Tame  en 1960 se logra el sueño de regresar a la liga mexicana de beisbol  al adquirir la franquicia de Nuevo Laredo y llevarla a Puebla para convertirla en los Pericos de Puebla.

Con Jesús “chanquilón” Diaz como manager el equipo poblano tenía la base formada por el boricua Oscar Rodríguez, los cubanos Pedro Cardenal, Máximo García y Julio “jiqui” Moreno, el cañonero Ronnie Camacho, el infielder  Moi Camacho, además de “cañitas” Moreno, Miguel Sotelo, Rodolfo Sandoval y los refuerzos Dan Bankhead y Jorge Fitch.

Para sorpresa de todos los Pericos terminaron en el último lugar del standing con record de 63-80, incluso el “chanquilón” Diaz dejó el cargo de manager para dejarlo en manos de “jiqui” Moreno. Ese año Pedro Cardenal logró superar la marca de hits en una temporada que era de 148 de Beto Ávila, el cubano terminó con la impresionante marca de 184 hits.

Dato.- Al Pinkston rompió los records de bateo con el México al conectar 225 hits y producir 144 carreras.

A cuatro juegos del líder

Con nuevos bríos y nuevos nombres los Pericos de 1961 se quedaron cerca del campeonato luego de una cerrada batalla con los Rojos del Águila de Veracruz que terminaron imponiéndose con cuatro juegos de ventaja.

Ya con Luis Montes de Oca como  manager los poblanos lograron registrar 73 triunfos a base de tremendo bateo encabezado nuevamente por Pedro Cardenal con 175 hits además del fildeo inmenso de Jorge Fitch en las paradas cortas.

“Molinero” Montes de Oca tuvo como refuerzo a Earl Taborn, el cubano Ángel “cuco” Toledo, además de José “Zacatillo” Gurrero y Mauro Ramírez.

Dato.- El 12 de noviembre de ese 1961 fallece Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano” uno de los fundadores de la liga mexicana de beisbol.

El año de 1962 llevaría nuevamente a los Pericos a un año difícil con el cuarto lugar del standing y con “molinero” Montes de Oca dejando el puesto de manager en manos de “Zacatillo” Guerrero que poco pudo hacer para enderezar la nave poblana.

Los Pericos solo contaron con las destacadas temporadas de Ronnie Camacho quien bateó 25 home runs y “cuco” Toledo como  líder de triples con nueva marca de 17.

¡Llegó el campeonato!

castaño-cap.-6-150x150 camacho-cap-6-150x150

 

 

 

 

 

Después de 15 años de jugar en Puebla, en 1963 regresaba Tony Castaño pero ahora en calidad de manager ante una afición ansiosa y urgida de campeonato en el parque Ignacio Zaragoza de la capital poblana.

Los Pericos dominaron de principio a fin el calendario con un total de 80 triunfos por solo 52 derrotas teniendo como gran figura al cañonero Ronnie Camacho quien conectó 39 home runs imponiendo nueva marca en la liga mexicana, además de los 24 triunfos de Miguel Sotelo con la impresionante cifra de 208 ponches.

Dato.- Fue el 17 de agosto de ese año que Ronnie Camacho conectó su cuadrangular 37 para superar la antigua marca de home runs  en la liga mexicana de beisbol.

Muy cerca del bicampeonato

Para 1964 la novena poblana peleó hasta el final con los Diablos Rojos del México por el título. Sin embargo los capitalinos aprovecharon una serie de descalabros al final de la temporada por parte de los Pericos para quedarse con el campeonato.

Fue el año en el que Andrés Ayón se integró a los Pericos con marca de 16-5 en ganados y perdidos ante la dirección acertada del manager Tony Castaño. En ese 1964 fue la última temporada de Pedro Cardenal y de “cuco” Toledo con los Pericos.

Dato.- En ese 1964 Héctor Espino superó la marca de home runs de Ronnie Camacho impuesta un año antes. Espino logró 46 home runs. Por su parte el 24 de mayo Jalisco y Poza Rica conectaron 50 hits de forma combinada estableciendo nueva marca en la LMB.

Para 1965 los Pericos nuevamente se quedaron cerca pero ahora perdiendo la carrera final en la temporada ante los Tigres capitalinos. El manager Tony Castaño tuvo que lidiar con la salida de elementos importantes como “cuco” Toledo, Rudy Sandoval, Pedro Cardenal, “Zacatillo” Guerrero, Juan Suby, entre otros como Moi Camacho que anunció su salida para partir a los Diablos Rojos.

La base seguía siendo el pitcheo con los brazos de Ayón, Sotelo, “jiqui” Moreno y el novato Alfredo Mariscal quien ganó 11 juegos en ese año.

Dato.- El 7 de julio de ese 65´ Oscar Rodríguez, Moi  y Ronnie Camacho conectaron home runs espalda con espalda ante el equipo de Poza Rica.

Tiempos de crisis

Luego de su paso por las ligas mayores donde logró el campeonato de bateo con los Indios de Cleveland el veracruzano Beto Ávila regresó a Puebla donde se convertiría en el nuevo manager de los Pericos. Los resultados no fueron los esperados con la salida de jugadores de mucha importancia, de hecho la base de pitcheo era lo púnico que prevalecía en el equipo con Moreno, Sotelo y Mariscal que volvió a devorarse la liga con 19 victorias.

Al final el sistema de competencia modificado a dos vueltas en la liga dejó a los Pericos en el tercer lugar del standing. Era tiempos diíciles para Puebla y su beisbol con los decepcionantes años de 1966, 67 e incluso 1968 donde regresó como timonel Tony Castaño y la directiva hizo una fuerte inversión con jugadores como Teolindo Acosta, Juan Ramón Quiroz, Roberto “musulungo” Herrera, Armando Murillo, Graciano Enríquez, además de Miguel “Becerril” Fernández que se uniría al equipo más adelante.

Aun con estos grandes jugadores, los Pericos terminaron en el cuarto lugar y lejos de las aspiraciones de campeonato

Dato.- El 18 de marzo de1968 los Diablos Rojos del México derrotan 5-3 a los Yanquis de Nueva York en juego de exhibición en el Parque Deportivo del Seguro Social con pitcheo de Ramón Arano que logró ponchar dos veces al jonronero Mickey Mantle.

La década de los 60´s terminó con un año que marcó el final de esta generación. En 1969 los Pericos se reforzaron con Lázaro Uscanga, Raymundo Parra, Javier Martínez y Bernardo Moncayo. Sin embargo el resultado fue de un sexto lugar y con la pésima noticia para la afición de Puebla de que el equipo era vendido a Yucatán.

Lo más destacado en la etapa final de los Pericos en los años 60´s fue el campeonato de bateo de Teolindo Acosta. Pero la incomodidad que representaba jugar en el estadio Zaragoza y los tiempos difíciles en cuanto a los equipos que se formaron provocaron la despedida de los Pericos.

Nuevo regreso

escarrega-houston-paquin-cap-7-150x150 perez-avellá-fitch-cap-7-150x150

 

 

 

 

 

En 1972 se presenta la expansión de equipos en la liga mexicana. Los Cafeteros de Córdoba y los Pericos de Puebla se integraban al circuito. Los empresarios Emilio

Tame y William Budib traían consigo un proyecto que hacía soñar a los aficionados.

Miguel Sotelo volvía a Puebla pero ahora como manager después de haber hecho campeones a los Broncos de Teynosa en 1969, sin embargo no terminaría de timonel esa temporada a pesar de tener al equipo en los primeros lugares y en la lucha por el campeonato. Sorpresivamente entró en su lugar el lanzador Pedro Ramos quien no pudo mantener el buen camino y Pericos se fue hasta el tercer lugar.

Arnulfo Adame, Felipe Leal, Blas Mazón, Rodrigo Sandoval e Ignacio Fajardo formaban la base de pitcheo, además de los cubanos Pedro Ramos y Pedro Sierra. En cuanto a los bateadores brillaban los boricuas José Calero, Emérito López, así como el dominicano Víctor Ramírez, el sonorense Domingo Rivera, entre otros.

Este regreso a la liga mexicana llevaba consigo la construcción de un nuevo estadio de beisbol, el parque Hermanos Serdán.

Dato.- El 30 de junio Andrés Ayón lanza juego perfecto con Saltillo a Sultanes al ganar 9-0 en el parque Cuauhtémoc.

Nace el Hermanos Serdán

En 1973 se estrena el estadio Hermanos Serdán. La temporada prometía con Tomás Herrera como manager, uno de los timoneles más reconocidos en la liga y que traía consigo la llegada de figuras como José “peluche” Peña que había lanzado en ligas mayores, así como el artillero venezolano Gustavo Sposito, los boricuas Angel Muñiz y Luis Alcaraz.

La parte del pitcheo se vio reforzada con las contrataciones de Andrés Ayón, Raúl Mercado y Ernesto Escárrega pero desafortunadamente el “sargento metralla” Tomás Herrera fue movido de su cargo quedándose al frente Jorge Calvo quien no logró enderezar la nave y al final terminó dirigiendo Raúl Cano.

Dato.- El estadio Hermanos Serdán se inauguró un sábado 16 de junio cuando los Pericos le ganaron 6-0 a los Piratas de Sabinas con gran pitcheo de Arnulfo Adame.

Nueva generación de estrellas

Por tercera ocasión regresaba a Puebla Tony Castaño para reestructurar el equipo en 1974. Llegaron las contrataciones de peso como Jesús Sommers, Roque Vargas, Michael Walseth, además de nuevos nombres como José Antonio Elguezábal, “Paquín” Estrada y Alfonso “Houston” Jiménez.

El equipo sorprendió a propios y extraños terminando en segundo lugar de la división y perdiendo en la ronda de play offs ante los Diablos Rojos del México 4 juegos  a 2.

En ese año el pitcheo se veía sólido con el cubano Aurelio Monteagudo, “peluche” Peña,  Nicolás García, Ernesto Escárrega, Arnulfo Adame y Javier Martínez.

Teolindo Acosta bateó .366 ganando el campeonato de bateo y Aurelio Monteagudo terminpo invicto la temporada con 12 juegos ganados.

Y lo mismo ocurrió en 1975 con una temporada destacada en donde el equipo califcó a play offs pero sería eliminado nuevamente a manos del México en cinco juegos. Este año de 1975 fue el último de Tony Castaño al frente del equipo dejando 542 victorias en siste temporadas al frente.

Era el inicio de una nueva generación de estrellas para Puebla.

Ahora los llaman Ángeles

La franquicia poblana es adquirida  en 1976 por Jaime Pérez Avellá. La primera decisión fue la de cambiarle el nombre al equipo a Ángeles de Puebla con el manager cubano Clemente “Sungo” Carrera como nuevo timonel del equipo.

Aparece la figura del cañonero de Montana Jack Pierce convirtiéndose en el mejor jonronero de la temporada con 36 home runs y 118 producidas.

El equipo tiene marca de 80 éxitos por 55 descalabros siendo los mejores del circuito. Pero una vez más la maldición roja los elimina en la fase de play offs, el equipo que dirigía Benjamín “cananea” Reyes logró imponerse en seis juegos.

Con esos Ángeles de Puebla el short stop Alfonso Jiménez obtenía el premio a novato del año.

Dato.- Antonio Briones implanta nuevo record de bases robadas con un total de 68 jugando para Ciudad Juárez.

Más que una maldición

El estratega Raúl Cano tomó al equipo desde el inicio de 1977. Con audacia e inteligencia Cano llega a una gran temporada, con peloteros como Luis Lora, César Tovar y Morris Nettles. Al mismo tiempo llegaban Héctor “súper ratón” Zamudio y el diestro veracruzano Pablo Gutiérrez Delfín.

Ernesto Escárrega con 17 triunfos e Ignacio Bracamontes con16 encabezaron el pitcheo poblano, mientras José Elguezábal produjo 102 carreras como uno de los mejores bateadores.

Como novato del año ahora quedaría en manos de Abraham Rivera que tuvo 12-4 en ganados y perdidos con 2.35 en efectividad.

La maldición regresó nuevamente en play offs cayendo ante Cafeteros de Córdoba en siete dramáticos juegos.

Dato.- Miguel Suárez logra la marca de 227 hits con el México. En ese mismo año debuta Nelson Barrera.

Final con sabor amargo

Para el año de 1978 un juego de desempate ante Alacranes de Durango desató la polémica. El equipo Alacranes no llegó a tiempo al partido programado al día siguiente de terminada la temporada argumentando que no se les había avisado. El juego comenzó hasta las 22 30 horas ante un afición molesta con la novena visitante, el compromiso estaba en desarrollo cuando Durango no quiso seguir jugando bajo el argumento de que no había seguridad, esto originó la cancelación del partido cerca de las 2 de la madrugada.

Días después la liga determinó darle el triunfo a los Alacranes lo que desató una guerra de declaraciones que desembocó en la suspensión de un año del dueño de los Ángeles Jaime Pérez Avellá.

Fue una gran temporada de “paquín” Estrada, César Díaz y muchos más, pero todo se fue al olvido con la polémica decisión de la liga mexicana.

Como verdaderos Ángeles

jaime-orozco-cap.-8-150x150 fitch-cap.8-150x150

 

 

 

 

 

Para 1979 la directiva de los poblanos logra convencer a Jorge Fitch para tomar las riendas del equipo. Fitch ya había sido campeón con Nuevo Laredo en 1977.

Para este gran año llega el zurdo Raúl Colón y el veracruzano Bernardo Calvo. El gran éxito recayó en el pitcheo estelar de Ernesto Escárrega que ganó veinte juegos, César Díaz y Pablo Gutiérrez Delfín, entre ellos se sumaron 54 triunfos en esa temporada.

En esa temporada los Ángeles tuvieron 86 ganados por 51 perdidos. En el primer play off vencen en cuatro juegos a los Plataneros de Tabasco para después eliminar a los Cafeteros de Córdoba cuatro juegos a uno. En la lucha final los poblanos enfrentarían a los Indios de Ciudad Juárez que eran dirigidos por José “zacatillo” Guerrero.

Resultó ser una serie muy emocionante que se definió en siete juegos ante un pletórico parque Hermanos Serdán. Un imparable de “zamorita” Hernández que producía carrera abría el camino a una cerrada victoria de 3 carreras a 0.

Por fin Puebla lograba coronarse en la liga mexicana después de muchos años de frustraciones.

Dato.- En este año Fernando Valenzuela debutó en la liga mexicana con record de 10-12 con Yucatán. El “toro” Valenzuela pertenecía a los Ángeles ese año, sin embargo el talento que tenían los poblanos era tan sobrado que decidieron enviarlo al equipo de  Mérida para de ahí brincar al beisbol de las ligas mayores.

Llegó la huelga

En 1980 el equipo de Puebla dominaba a placer la liga mexicana cuando en una serie en el estadio Beto Ávila de Veracruz los jugadores acusaron de abuso de autoridad y protestaron al no presentarse a su siguiente serie.

Los jugadores exigían justicia mediante la creación de una Asociación de jugadores lo cual no cayó bien entre los directivos de la liga mexicana. Los equipos empezaron a unirse al movimiento con diversas protestas que desencadenaron en la suspensión de esa temporada que tuvo que finalizarse de forma “extraordinaria” con el Saltillo quedando en el primer lugar de un calendario sumamente corto simplemente para salvar la temporada del colapso total.

Ante tal situación la familia Pérez Avellá decide alejarse del beisbol dejando a la afición sin beisbol y sin figuras importantes de una nueva generación. Así nació la liga de la ANABE que no tuvo el impacto que se esperaba y terminó por desaparecer.

Regresan con todo

Con la venta del equipo Truchas de Toluca en 1985 la familia Pérez Avellá regresa el beisbol a Puebla. Con peloteros como Guillermo Rodríguez, Jesús González, Porfirio Mendoza, Ricardo Sáenz, Miguel Castelán, los hermanos Germán e Isaac Jiménez, Jaime Orozco, entre otros, el equipo de los Ángeles estaba listo para regresar a los aficionados de Puebla la supremacía en la liga mexicana.

El equipo tuvo como refuerzos Lee Terry, Ramón Lora y Octavio Orozco. De esta forma se conjuntó una novena que luchó hasta el final por meterse a la fase de play offs teniendo como base a “Tiburón” Rodríguez que conectó 22 home runs ese año y Germán Jiménez ofreciendo la mejor temporada de su carrera con 18 victorias el equipo parecía ir a hacia el campeonato.

Al final los Cafeteros de Córdoba ganan la carrera en la división sur por solo medio juego de ventaja sobre los poblanos. Nadie quedó contento con la eliminación y de inmediato los directivos comenzaron el diseño del proyecto para la siguiente temporada.

Era tal la molestia entre los directivos de los Ángeles que para el año 1986 el equipo cambia de nombre a Ángeles Negros de Puebla.

Aikens y el año de supremacía en la liga mexicana

Con la firme intención de revancha en 1986 ahora los Ángeles Negros tenían como estratega a Rodolfo “Rudy” Sandoval. La directiva realizó una inversión fuerte con la llegada de peloteros como Don Carter y David Stockstill junto con el cañonero Willie Aikens.

Los Ángeles Negros barren en la temporada con 88 victorias para terminar con ventaja de 10 juegos a su más cercano perseguidor en la zona sur.

Willie Aikens establece marcas de bateo por “doquier” bateando .454 con 202 hits, 154 carreras producidas. Por su parte Don Carter impuso marca de robos de base con un total de 95 estafas.

En la fase de play offs eliminan a los Diablos y luego a los Tigres para enfrentarse en la final a los Sultanes de Monterrey escuadra dirigida por Miguel Sotelo. Los poblanos ganan el campeonato en casa ajena al vencer a los regios en cinco juegos con grandes actuaciones de Jimmy Orozco y Juan Rincón.

Tiempos de crisis y el nuevo adiós

Desde 1987 los tiempos empezaron a cambiar para el equipo luego de mantener una fuerte base pero con resultados negativos al caer en ese año en seis juegos ante los Tigres. Los aficionados empezaron a alejarse del estadio lo cual provocaría la salida del equipo nuevamente hasta 1993.

En ese 93 regresó el beisbol a Puebla como Pericos de Puebla con la adquisición de la franquicia por parte del contador Rafael Moreno Valle. Con algunos buenos elementos como Francisco Cervera, Pedro Iturbe, entre otros,  los Pericos pasarían tiempos difíciles.

Aparecían nuevos elementos extranjeros como Berni Tatis y Efraín Valdez, además de jugadores de calidad como Hernando Arredondo y Cruz Antonio Soto.

Dato.- Con los Tigres capitalinos Matías Carrillo conecta cinco home runs y produce diez carreras en una dobla cartelera contra Tabasco imponiendo nuevo record de la liga.

Para 1994 regresa Bernardo Calvo como manager y se contratan a varios peloteros experimentados como Héctor Villanueva combinado con talento joven le daban una nueva fisonomía a los Pericos. Sin embargo los resultados no se dieron nuevamente y muy pronto se presentaron cambios que hacían un ir y venir de jugadores hasta quedar en las últimas posiciones.

Ya en 1995 se intenta enderezar el camino teniendo como manager a Francisco “paquín” Estrada. Los Pericos pasaban tiempos muy complicados en muchos sentidos por lo que la base de jugadores extranjeros no estaba completa.

La temporada fue tan mala que algunos juegos ya no se programaron de noche y se tenía que jugar de día ante pobres entradas por parte de los aficionados. Fue hasta el 4 de julio que el alumbrado fue reabierto en el estadio Serdán pero el equipo entró en una pésima racha que los dejó fuera de play offs y por ende una vez más el abandono de la gente.

Un regreso más

ricardo-henaine-cap.-9-150x150

Para el año 2000 el empresario Ricardo Henaine logra la compra de los Rieleros de Aguascalientes para trasladarlos a Puebla y con ello renacer la tradición de los Pericos de Puebla.

 

 

 

Con peloteros como Pedro Diaz, Gabriel Cabrales, Jesús Arredondo, Edgar Vega, Héctor Sánchez, entre otros que se unieron a los refuerzos Pedro Iturbe, Enrique Ramírez, Carlos Gastélum, José Luis García, Lorenzo de la Cruz y Roberto Colina los verdes buscaban competir en el año de regreso a la liga mexicana.

jesus-olague-cap.-9-150x150 darrell-sherman-cap.-9-150x150

 

 

 

 

 

La temporada fue difícil, Enrique Reyes quien empezó dirigiendo el equipo no terminó la campaña y su lugar fue ocupado por José Juan Bellazetín quien tuvo que lidiar con la renovación de la novena poblana varias temporadas.

Dato.- El 1 de junio se jugó el último partido en el Parque Deportivo del Seguro Social en la victoria de los Diablos Rojos del México 9-7 sobre los Tigres Capitalinos.

En una clara etapa de reconstrucción Pericos encontró nuevos talentos como Albino Contreras, Lorenzo Buelna y Oswaldo Medina. Pero la exigencia de la liga mexicana no le permite llegar más lejos a los emplumados. Los cambios de peloteros extranjeros eran notables y exagerados, por lo que el destino del equipo fue el mismo quedando fuera de la zona de play offs en los años 2001 y 2002.

Parte de lo que encontraba Pericos entre la sangre joven empezaba a dejar dividendos con elementos como Carlos “chispa” Gastélum y Jesús Olague. Éste último lanzando un juego sin hit ni carrera ante los Tigres de Puebla el 13 de agosto de ese año 2002.

Dato.- El 31 de mayo del 2001 Nelson Barrera conectó su home run 454 de su carrera para convertirse en el mejor jonronero en la historia de la liga mexicana de verano.

Clara recuperación verde

Para las temporadas de 2003 y 2004 los Pericos se desempañan como un equipo sólido y protagonista en la liga mexicana. El regreso de Enrique Reyes como manager es la parte principal por la que la novena verde logra el cuarto lugar en la temporada 2003 con una renovada plantilla que componían los experimentados Alonso Beltrán, Pablo Ortega, Gerardo “polvorita” Sánchez, Armando Valdez, Guillermo Velásquez y extranjeros de la talla de Darrell Sherman, Carlos Villalobos y Julián Yan.

Esta base de equipo llevaría al súper liderato de la liga a los Pericos que se destacaban por su garra y entrega en el terreno de juego. Las incorporaciones de Manny Aybar, Ravelo Manzanillo, además de Azael Álvarez, José Félix Navarro y los jóvenes Albino Contreras y Lorenzo Buelna convertidos en realidad, colocaron a los Pericos en la antesala del campeonato. Finalmente y luego de eliminar a los Rieleros de Aguascalientes y Toros de Tijuana en las primeras dos rondas de play off, el equipo verde cayó en seis juegos ante los Saraperos de Saltillo.

Dato.- El 20 de marzo de ese año 2004 Jesús “chito” Ríos consumó su ponche 2381 para colocarse como el mejor de la historia ese departamento.

Nace un símbolo: Andrés Meza

En esta campaña, la novena emplumada fue dirigida por Gerardo “Polvorita” Sánchez, segunda temporada como timonel de los emplumados, en la cual registró marca de 59-51, lo cual le bastó para ubicarse en el tercer lugar de la Zona Norte, solo por debajo de los Sultanes de Monterrey y los Saraperos de Saltillo. Dentro de lo destacado de este año, el norteamericano Donny León fue la bujía ofensiva de esta novena, al pegar 31 jonrones, superando de manera dramática a Julián Yan de los Rieleros de Aguascalientes.

En el 2007 fue el nacimiento de la carrera del estelar Andrés Meza; con el partido empatado a 10 carreras entre Pericos y Rieleros, Meza entró en lugar de Gerardo García a colgar cuatro argollas, en ese lapso solo permitió par de hits; a partir de ese momento el “Maestro” tuvo unos cuantos relevos más, y se ganó un lugar en la rotación, el cual hasta la fecha no ha soltado. Los pitchers abridores de esa campaña era gente como Emil Kamar (8-9), José Mercedes (9-9), Guadalupe Pérez (8-7), Azael Álvarez (6-5), y obvio Andrés Meza (6-8

Pericos tuvo que enfrentarse en postemporada a los Saraperos de Saltillo, equipo que eliminó a los verdes en 2004 y 2006, la historia no cambio mucho en el 2007.

2008 año para el olvido

Gerardo Sánchez iniciaba su tercera campaña al frente de los verdes, las dos anteriores se quedó en la primera ronda de postemporada. Esta campaña fue complicada, debido a que la novena no logró acceder a los playoffs, situación que había logrado en cuatro ocasiones de las últimas cinco campañas, de hecho la novena sufrió cambio de timonel a mitad de temporada, el manager que terminó ese 2008 fue Mario Mendoza. Pericos tuvo marca de 43-65, penúltimo lugar de la Zona Norte, solo por encima de los Tecolotes de Nuevo Laredo.

Omar Espinoza se volvió parte importante de la rotación emplumada, y de hecho coqueteó con un juego sin hit y carrera ante los Tigres de Quintana Roo. Emil Kamar de momento tiró juego sin hit y carrera ante Tecolotes el 8 de Mayo en Parque Hermanos Serdán, sin embargo en una jugada que fue juzgada como hit, se cambió a error, pero esta modificación no procedió, y por tal motivo el juego sin hit y ni carrera no se consumó.

“Houston” Jiménez regresa al equipo de sus amores

willis-otañez-cap.-10-150x150 emil-kamar-cap.-10-150x150

 

 

 

 

 

Después de un pésimo año, Pericos buscó a un viejo conocido de la afición poblana para dirigir los destinos del equipo, Alfonso “Houston” Jiménez, fue el encargado de ocupar el lugar de Mario Mendoza.

Para esta campaña los emplumados emigraron al sur, su experiencia previa en esta zona fue en el 2005, y en ese año Puebla quedó penúltimo y accedió a postemporada. Antes de que acabara el rol del 2008, Pericos se hizo de los servicios del venezolano Rene Reyes y Omar De la Torre, jugadores clave para el 2009, los cuales fueron complementados con el dominicano Willis Otáñez y Luis Mauricio Suárez.

Fue una temporada de ensueño para Andrés Meza al conseguir marca de 15-2 y efectividad de 2.72, esto le valió para ser nombrado el pitcher del año. No solo él fue galardonado, también fue  “Houston” Jiménez, al ser nombrado manager del año, al conseguir foja de 62-43, y con esto ganar un boleto a postemporada. Pericos terminó ubicado en el tercer lugar del sur; para llegar a este objetivo se fueron haciendo cambios en el equipo, y esto implicó la llegada de José Cobos, Mauricio Lara y Valentín Gámez, y la salida de gente como Lorenzo Buelna.

La campaña a la ofensiva de Willis Otáñez (.349, 19 HR, 91 RBI) de hecho participó en el juego de estrellas y se adjudicó el Home Run Derby. Él fue escoltado por gente como Ricardo Serrano (.308, 10 HR, 63 RBI), Rene Reyes (.355, 12 HR, 87 RBI), César Tapia (.347, 7 HR, 50 RBI), Omar De la Torre (.339, 15 HR, 60 RBI) y Serafín Rodríguez (.358, 5 HR, 42 RBI). A parte de Meza, los brazos de Emil Kamar, Omar Espinoza y Guadalupe Pérez, aportaron para 24 triunfos.

Con esto los verdes se arrancaron playoff en contra de los Leones de Yucatán, novena que quedó situada en el segundo lugar de la Zona Sur, solo por debajo de los Tigres de Quintana Roo. La serie arrancó en Yucatán, y los poblanos empezaron con una derrotad e 4-1, se dio el duelo de pitcheo entre Andrés Meza y Oscar Rivera, la única carrera verde, fue producto de un jonrón solitario de Willis Otáñez, sin embargo al juego siguiente, Pericos logró empatar la serie, siendo clave un bambinazo de tres carreras en el primer rollo de César Tapia ante Toma Solís, y la sólida serpentina de Emil Kamar.

La serie se trasladó a Puebla, y los emplumados sentenciaron en casa la serie, con trabajos monticulares de Omar Espinoza, Mauricio Lara y Andrés Meza, este último pintado de blanco toda la ruta, Puebla se adjudicó los tres juegos con pizarras de 7-5, 8-6 y 12-0, con los aportes ofensivos de Rene Reyes, Luis Suarez, Willis Otáñez y Serafín Rodríguez. Con este resultado Pericos avanzó a la final de Zona Sur, para medirse a los Tigres, donde las cosas ya no resultaron como se esperaban.

De inicio Pericos perdió los dos primeros juegos en Cancún, por 3-1 y 12-1, Francisco Córdova y Arturo Barradas, le ganaron el duelo monticular a Andrés Meza y Emil Kamar respectivamente. La serie viajó a Puebla, y en un juego con tintes dramáticos, Pericos derrotó 10-9 a los felinos, los verdes ganaban por seis carreras este duelo, sin embargo al final Tigres apretó el juego y dejó la carrera del empate en la antesala.

El cuarto juego de la serie quedó grabado para todos los testigos de ese partido, Pericos empezó perdiendo por ocho carreras, sin embargo los emplumados lograron remontar y llegaron con ganando el juego 14-10 a la novena entrada, de nueva cuenta Tigres atacó en el último rollo, los brazos de Orlando Román y Marino Salas, no pudieron sacar ningún tercio y permitieron cinco carreras, a final de cuantas los bengalíes asestaron nueve en el noveno inning, para quedarse con el triunfo por pizarra de 19-15.

Finalmente la serie se decidió en Puebla a favor de los visitantes, el juego quedó 9-5, fue el segundo triunfo en la serie para Francisco Córdova y el segundo revés para Andrés Meza. Con eso terminó la campaña del 2009, gran año para los Pericos, pero que terminó con un mal sabor de boca.

Campeones de la zona sur

Pericos regresó en el 2010 con sed de revancha, le dio continuidad al trabajo de Alfonso “Houston” Jiménez y esto dio dividendos positivos. De inicio los emplumados registraron la mejor marca de la LMB con 66-39. En el rol regular llegaron a tener una racha de 13 triunfos consecutivos, esto fue al inicio del calendario y llegaron a ostentar record de 19-3. Otro punto a destacar fue que los cuatro jugadores foráneos que empezaron la campaña, la terminaron, se trató de Willis Otáñez (.393, 12 HR 76 RBI), Rene Reyes (.336, 16 HR, 84 RBI), Lorenzo Barceló (11-5, 3.65), Luis Ramírez (30 SV, 3.86). En cuestión de galardones, Alfonso “Houston” Jiménez fue nombrado por segundo año consecutivo manager del año; Willis Otáñez fue elegido como Jugador más Valioso, además de ser Champion Bat, y Luis Ramírez fue el Relevista del Año, con sus 30 rescates.

Willis Otáñez implantó record de juegos consecutivos conectando al menos un hit, la racha la inició en el 2009 y culminó en el 2010, totalizó con 37 partidos. También destacó el dominio que tuvo Pericos sobre los Tigres en rol regular, al tener marca de 11-2. El pitcheo también fue sólido, con Andrés Meza (10-5, 4.58) y Omar Espinoza (11-4, 4.31), a ellos hay que sumarle a Lorenzo Barceló, que cumplió en su primera campaña como emplumado y Luis Ramírez, este último fue líder de rescates en la LMB, con 30, el venezolano era la primera vez que jugaba en México, llegó procedente del béisbol Italiano.

Pericos terminó cómodamente en el primer lugar de la Zona Sur, sacándole seis juegos de ventaja a los Guerreros de Oaxaca. Los emplumados de nueva cuenta se midieron a los Leones de Yucatán en la primera ronda, pero ahora la serie arrancó en Puebla. El primer juego lo ganó Pericos 12-6, con pitcheo de Andrés Meza, los verdes le cayeron a palos al estelar Wilton Chávez. El segundo juego se salió del libreto, y la novena de Lino Rivera sacó un juego del Hermanos Sedan, por pizarra de 6-5, José Cobos falló en su relevo de la octava tanda, y la serie se empató. En el tercer juego, Pericos ganó 3-1, con un gran juego de Lorenzo Barceló, el dominicano tiró ocho entradas, mientras que a la ofensiva respondieron Ricardo Serrano, Iván Cervantes y Rene Reyes. Los melenudos empataron la serie con el pitcheo de Oscar Rivera, pero Pericos regresó la serie a casa con ventaja de 3 juegos a 2, después de que en el quinto juego, Andrés Meza le volvió a ganar el duelo de pitcheo a Wilton Chávez, ahora por marcador de 3-2. Con la serie en Puebla, Pericos derrotó 4-3 a los Leones para quedarse con la serie, no sin antes sufrir seis entradas, en las que Pedro Cámara estuvo inspirado. Puebla jugó la Final de la Zona Sur, en contra de los Guerreros de Oaxaca.

Guerreros llegaba motivado tras eliminar a los Tigres en siete juegos, sin embargo cayó en los dos primeros juegos en Puebla por pizarras de 6-2 y 7-6, en el primer juego brilló Lorenzo Barceló, y César Tapia al pegar jonrón productor de tres carreras, cuando Pericos estaba abajo 2-1 en el sexto rollo, mientras que en el segundo juego se definió en extrainnings, un error de Víctor Mercedes, en la décima tanda, permitió que Miguel Torrero anotara la carrera de la diferencia.

Ya en Oaxaca, la serie estuvo a punto de colocarse 3-0, pero un cuadrangular de Cristian Quintero, de par de carreras, permitió que Oaxaca ganara 3-2 y con esto meterse a la serie. Para el cuarto juego Pericos se impuso 14-9, con pitcheo de Guadalupe Pérez y cuatro remolques de Ricardo Serrano.

Todo indicaba la coronación de Pericos en tierras Antequeras, Pericos ganaba 4-2, un juego que se partió en dos, debido a la lluvia, arrancó en viernes y terminó en sábado, Oaxaca timbró par de carreras en el octavo rollo, para empatar el cotejo, y finalmente en el noveno rollo, Jolbert Cabrera pegó jonrón solitario para romper el empate y darle vida a los Guerreros en la serie. En el sexto juego Andrés Meza se encargó de finiquitar la serie y pintar de blanco a los Guerreros, y con esto proclamarse campeones de la Zona Sur y arribar a la final de la LMB, para medirse a los Saraperos de Saltillo.

La serie arrancó en Puebla, y en un primer partido lleno de emociones, los emplumados llegaron ganando a la novena entrada por pizarra de 5-4, en esos momentos reapareció Willis Otáñez, previamente en la octava tanda, entró como bateador emergente, y tomó la primera base, y fue precisamente un error el dominicano, el que permitió que Saltillo empatara el juego, tomó una rola de Refugio Cervantes, pintaba para doble matanza, pero un mal disparó a la intermedia permitió la carrera del empate, y posteriormente Cristian Presichi elevó de sacrificio para sentenciar el juego 6-5.

El segundo partido se disputó en dos partes, debido a la lluvia, la historia fue similar al primero, con la pizarra 3-2  favor de Pericos en la octava tanda, Lorenzo Barceló abandonó el juego por molestias en su brazo, fue relevado por José Cobos, y con dos tercios fuera y un hombre en los senderos, fue removido del centro del diamante, para darle lugar a Mauricio Lara, lanzador que estuvo lesionado en casi toda la campaña, para enfrentar a Gabriel Martínez, el resultado no fue el esperado, porque el boricua hizo volar la pelota por todo central, para darle el triunfo a los Saraperos de Saltillo.

La serie se trasladó a Saltillo, y Pericos ganó su primer juego de la serie 8-5, con serpentina de Andrés Meza, esto significó el cuarto triunfo para el en esa postemporada, fue respaldado con un ataque de ocho carreras en el primer rollo, donde destacan Ricardo Serrano y Rene Reyes, cada uno con tres carreras producidas. Sin embargo para el cuarto juego Saltillo pintó de blanco a Pericos con serpentina de ocho entradas de Héctor Daniel Rodríguez, y para el quinto juego los coahuilenses liquidaron la serie al derrotar a los emplumados por pizarra de 21-2. De esta forma terminó el 2010, a tres juegos de lograr ser monarcas de la LMB.

 

En la orilla de otra final

mendy-lopez-cap.-11-150x150 lorenzo-barceló-cap.-11-150x150

 

 

 

 

 

Por tercer año consecutivo, Alfonso “Houston” Jiménez era el manager de los Pericos de Puebla en el 2011, el dos veces ganador del premio Manager del Año, llegaba con la misión de mejorar lo hecho en temporadas anteriores. Prácticamente repitió el mismo roster de un año antes, excepto Willis Otáñez que fue sustituido por el dominicano Mendy López.

Pericos para esta campaña emigró a la Zona Norte, y finalizó con marca de 53-53, esto le significó ubicarse en el cuarto lugar, y con esto avanzar a postemporada, por tercer año consecutivo. La ofensiva fue comanda precisamente por el dominicano Mendy López (.321, 31 HR, 106 RBI); el bateo respondió cabalmente con los maderos de Rene Reyes (.320, 19 HR, 73 RBI), Serafín Rodríguez (.344, 7 HR, 44 RBI), Ricardo Serrano (líder de dobles con 36), César Tapia (.330, 4 HR, 60 RBI), y Luis Mauricio Suárez (.321, 4 HR, 45 RBI).

En pitcheo, la rotación abridora tuvo tres pitchers con doble digito Andrés Meza (11-5, 3.14), Lorenzo Barceló (10-7, 3.54) y Mauricio Lara (10-5, 4.38). Por segunda campaña consecutiva, los 4 jugadores foráneos que arrancaron la temporada, la terminaron.

Los emplumados se enfrentaron a los Diablos Rojos del México, la serie arrancó en el Foro Sol, y fue un festín ofensivo por ambos bandos; el primer juego quedó 16-9 a favor de los emplumados, destapándose con el madero César Tapia, el receptor de los verdes fabricó cuatro carreras.

El panorama pintaba bien después del primer juego, pero los escarlatas nivelaron la balanza en el segundo juego al derrotar a los emplumados 9-2 con las cinco carreras producidas de manera combinada de Luis Terrero y Luis Alfonso Cruz. Ya en Puebla los escarlatas sacaron ventaja en la serie, al quedarse con el tercero de la serie, por pizarra de 4-1, bastó un ataque de cuatro carreras en el primer inning, orquestado por Luis Alfonzo Cruz, para que Nerio Rodríguez se combinara con su bullpen para limitar a los verdes a una carrera, remolcada por Luis Mauricio Suárez.

Pericos empató la serie a dos juegos de manera espectacular, los verdes perdían 5-0 en la cuarta entrada, pero remaron contra lo corriente, y en la sexta tanda consumaron la voltereta gracias a los remolques de Omar De la Torre y Serafín Rodríguez, finalmente los emplumados ganaron 7-5, con un excelente relevo de Adolfo Delfín.

El factor anímico estaba de lado de Pericos, sin embargo los Diablos se repusieron y se quedaron con el quinto juego por pizarra de 8-5, el momento clave de aquel partido se presentó en el séptimo capítulo, con la pizarra 5-2, Pericos ubicó corredores en segunda y tercera, sin out, sin embargo Mako Oliveras jaló por el venezolano Jean Machi, y dominó a los tres bateadores en turno, después de eso Diablos anotó en tres ocasiones más y se quedó con el triunfo por pizarra de 8-5.

El sexto juego se desarrolló en el Foro Sol, y los escarlatas se dejaron tendidos sobre el terreno de juego a los verdes, después del bambinazo de Mario Valdez en la parte baja del noveno capítulo, ante los disparos de Lorenzo Barceló, el marcador final fue 7-5. Con esto Pericos quedó eliminado, y marcó el fin de la primera etapa como manager de Alfonso “Houston” Jiménez.

Decepcionante año 2012

Para esta campaña las expectativas eran altas, de inicio se contrató al exligamayorista Julio Franco, para dirigir las riendas del equipo, como manager campeonó con los Caribes de Anzoátegui. En el bateo ya no aparecieron los nombres de Omar De la Torre, Iván Cervantes, Mendy López y Rene Reyes, de inicio esas piezas fueron sustituidas por Roberto Méndez, Francisco Lizarra, Jolbert Cabrera y Stephen Douglas.

Los emplumados se mantuvieron en la Zona Norte por segundo año consecutivo. A diferencia de las campañas 2010 y 2011, desfilaron varios elementos foráneos, los ya antes citados, Cabrera (.147, 1 HR, 3 RBI) y Douglas (.200, 1 RBI) no respondieron a las expectativas y duraron poco en el equipo, después aparecieron gente como Guillermo Rodríguez, D’Angelo Jiménez, Edgard Clemente y el colombiano Jorge Cortés.

En pitcheo también hubo modificaciones y gente como Héctor Carrasco y Jean Toledo también estuvieron brevemente con la novena verde. De los elementos extranjeros que realizaron buena campaña fueron Reggie Abercrombie (.312, 21 HR, 66 RBI), que de hecho fue al juego de estrellas, y los lanzadores Lorenzo Barceló y Luis Ramírez, estos de hecho reforzaron a Los Rojos del Águila y a los Tigres, en el caso de Barceló se fue junto con José Cobos, y fueron los artífices del campeonato veracruzano.

Parte fundamental de que las cosas no se le dieran a Julio Franco con la novena verde, fue el mal inicio de campaña que se tuvo, Pericos arrancó con diez derrotas consecutivas, fue hasta el partido 11, donde Andrés Meza derrotó a los Tigres de Quintana Roo.

Solo una vez se tuvo marca de .500, esto fue cuando registraron 11-11, los pupilos de Julio Franco demostraron un gran repunte, pero nunca lograron record arriba de .500; el momento clave de la campaña fue cuando Pericos tuvo foja de 36-40, aun con aspiraciones, llegó una racha de seis derrotas consecutivas, cuatro de ellas en casa, en el mes de Junio, eso prácticamente marcó el rumbo el equipo. Los emplumados finalizaron la campaña con record de 52-57, sexto lugar de la Zona Norte, superando solamente a Vaqueros Laguna y a los Broncos de Reynosa, fue una campaña simplemente para el olvido.

 

 

Vuelve el “Houston”

Después de no calificar por tercera ocasión en los últimos 10 años, y la decepción sufrida con Julio Franco, la afición pidió a gritos el regreso de Alfonso “Houston” Jiménez, situación que se terminó dando, y después de una año de rompimiento, el dos veces Manager del Año, tomaba las riendas de la novena verde. Los cambios de Lorenzo Barceló, José Cobos y Luis Ramírez fueron completados, con la llegada de Jailen Peguero, Héctor Navarro, José Castillo y Sandy Nin.

También apareció el dominicano Sandy Madera, a él se le esperaba desde una campaña antes, pero se encontraba jugando en el lejano Oriente. Prácticamente “Houston” Jiménez estrenó roster para esta campaña. Colectivamente los emplumados fueron la mejor ofensiva de la Liga al promediar .330, dejando en segundo puesto al bateo de los Diablos Rojos del México.

En lo individual, destacar el gran año que tuvo Luis Mauricio Suárez, al ser Champion Bat con .413, primer bateador mexicano en ser campeón de bateo con porcentaje arriba de .400; el fue escoltado por Sandy Madera (.390, 19 HR, 92 RBI), el dominicano tuvo un arranque lento de campaña, sin embargo en la segunda parte del calendario bateó para .449; otro que brilló intensamente fue el venezolano José Castillo (.369, 25 HR, 108 RBI), el segunda base tuvo grandes jornadas, como la del 21 de mayo en contra de Monclova, al irse de 5-3, con seis carreras producidas

En el pitcheo la rotación, como cada año, fue comandada por Andrés Meza (9-5, 3.48), junto con Mauricio Lara (8-8, 4.56) y Omar Espinoza (9-4, 4.89). El bullpen pasó varias turbulencias, Sandy Nin tuvo un breve paso, al igual que Sean Gleason, ese rol a final de cuentas lo tomó Seth McClung; Héctor Navarro nunca se adaptó a Puebla, y Jailen Peguero dejó escapar varios juegos. Dentro de lo positivo del pitcheo, fue el debut de Héctor Galván (4-2, 4.84), con sus buenas actuaciones se ganó un lugar en la rotación en la recta final de la temporada. La combinación de todos estos factores, permitió que Pericos regresara a la postemporada, ubicado en el tercer lugar de la Zona Norte con registro de 58-48, solo superado por Sultanes de Monterrey y los Saraperos de Saltillo.

Pericos enfrentó en playoff a los Sultanes de Monterrey en serie a ganar tres de cinco juegos, y con la peculiaridad de que los dos primeros partidos se jugaban en los parques de los ranqueados 3 y 4, mientras que los ubicados 1 y 2, jugaron los partidos como local en los juegos 3, 4, y 5.

La serie arrancó en Puebla, el juego número 1 se disputó en Puebla, y sin duda alguna fue clave en la serie; Sultanes ganaba 7-3 en la octava entrada, sin embargo en la parte baja de ese inning, Fernando Alejos disparó jonrón productor de par de carreras para acercar a los locales; la novena tanda se vivió al filo de la butaca, con Oscar Villarreal en el centro del diamante, César Tapia y Roberto Méndez empataron el juego con sencillos productores cada uno, después ya con la casa llena y un out, Villarreal enfrentó a Alberto Carreón, este sacó una rola complicada a las paradas cortas, sin embargo Heber Gómez realizó una gran atrapada y de la nada sacó tiró al plato para forzar el out y mantener el empate, finalmente Valentín Gámez fue dominado, y con eso bastó para mantener el empate, posteriormente los Regios fabricaron 5 carreras en el décimo capitulo ante los disparos de Jailen Peguero, y con esto sentenciar el primer partido.

Para el segundo cotejo, una gran actuación de José Castillo niveló la balanza a favor de los emplumados, el venezolano impulsó seis carreras, y permitió que Pericos ganara 12-5, la victoria fue para Mauricio Lara, con un gran relevo de Adolfo Delfín. Para el tercer juego, Alfonso “Houston” Jiménez, apostó por su mejor carta, Andrés Meza, sin embargo el derecho fue castigado en apenas dos entradas y un tercio con seis carreras, esto permitió que los locales se quedaran con el triunfo por pizarra de 10-5.

Finalmente en el juego 4, las esperanzas estaban depositadas en el cubano Sergio Pérez, pero no respondió a las expectativas, y en el segundo rollo, abrió la puerta para que Sultanes fabricará un rally de nueve carreras, y con esto sentenciar la serie, Sultanes ganó 10-2. Pericos cumplió con la misión de regresar a postemporada, pero de nueva cuenta se quedo con mal sabor de boca por la eliminación en la primera ronda.

Nuevamente campeones del sur!

madera-cap.-12-150x150 joe-alvarez-cap.-12-150x150

 

 

 

 

 

Por quinta ocasión, en los últimos 6 años, Alfonso “Houston” Jiménez, arrancaba como manager de los Pericos de Puebla. Pericos para esta campaña regresaba a la Zona Sur, después de militar tres años en la Norte. Los emplumados renovaron varias líneas, de inicio José Castillo no regresó , y su lugar fue ocupado por Ángel Berroa. Yadel Martí tomaba el lugar de Sergio Pérez, y el venezolano Pedro Rodríguez se convirtió en el nuevo taponero, en lugar de Jailen Peguero.  Se incorporó también el exligamayorista Willy Taveras.

La base mexicana se mantuvo en su mayoría, pero hubo incorporaciones importantes como Jon Del Campo y Marcos Zavala. Fue un arranca de campaña turbulento, Yadel Martí no funcionó y fue dado de baja, y se incorporó a Daniel Pérez, que a pesar de sus buenas actuaciones, fue sacrificado para integrar a Manauris Báez, pero este no funcionó y dio lugar más adelante al cubano Sergio Espinoza. Debido al flojo arranque, Alfonso “Houston” Jiménez fue dado de baja cuando el equipo marchaba con marca de 14-21, hilvanaba cuatro derrotas consecutivas, y se encontraba en séptimo lugar de la Zona Sur, solo por encima de los Leones de Yucatán.

Jorge Loredo tomó las riendas de manera interina por dos juegos, para darle lugar al cubano Joe Álvarez. Poco después de que Álvarez tomó al equipo, llegó a registrar marca en 24 juegos de 21-3. Puebla finalizó con foja de 61-48 para ubicarse en el segundo lugar de la Zona Sur, a dos juegos de los Tigres de Quintana Roo, la gestión de Álvarez fue de 45-27. En esa transición de manager, también empezó el relevo de directiva, Grupo GIMSA empezó las gestiones la adquirir a Pericos, los emplumados no cambiaban de propietarios desde el 2007.

Por segundo año consecutivo, los verdes entre sus filas tuvieron al Campeón de Bateo, Sandy Madera (.403, 26 HR, 98 RBI) lideró la LMB, y esto le sirvió para ser nombrado Jugador Más Valioso del circuito. Al bat Ángel Berroa (.334, 23 HR, 98 RBI) llenó el hueco dejado por José Castillo, el segunda base dominicano tuvo buenas jornadas, sobre todo la del 6 de abril ante los Olmecas de Tabasco, cuando se destapó con 3 cuadrangulares, hazaña que no hacia un jugador de los Pericos, cuando Manny Martínez lo hizo en el 2005. Pero no solo Berroa y Madera cumplieron con grandes campañas, también destacaron Willy Taveras (.316, 11 HR, 57 RBI, 32 SB), Jon Del Campo (.367, 12 HR, 62 RBI), César Tapia (.350, 4 HR, 52 RBI), y Alberto Carreón (.333, 11 HR, 68 RBI).

Algo a destacar de esta novena fue el número de robos de base que tuvo colectivamente, consumó un total de 93, la cifra más alta desde su regreso en el año 2000. La rotación de pitcheo, comandada por Andrés Meza (11-4, 3.40), fue completada con Sergio Espinoza (7-2, 3.15), Héctor Galván (4-6, 5.97) y Mauricio Lara (7-3, 6.19). El bullpen cumplió, en especial cuatro brazos, Adolfo Delfín (2-5, 4.29), Conrado Garza (5-0, 4.44), Marcos Zavala (3-1, 4.70) y Pedro Rodríguez (2-4, 2.92, 33 SV). El cerrador, Pedro Rodríguez, tuvo una gran temporada, llegó a tener 20 salidas consecutivas sin permitir carrera.

 

Pericos enfrentó en la primera serie de postemporada a los Piratas de Campeche, una serie no apta para cardiacos, regresando al formato tradicional, ganar 4 juegos de 7. La serie abrió en Puebla a favor de los emplumados, por pizarra de 9-1 con una sólida labor de Andrés Meza y bateo oportuno de Fernando Alejos.

En el segundo juego de la serie, Campeche pegó a domicilio y derrotó a Pericos por pizarra de 16-11, con una actuación inolvidable de Adán Velázquez, el segunda base Filibustero remolcó un total de ocho carreras. La serie se trasladó a Campeche, y de la mano de Evan MacLane, pitcher que terminó invicto en el rol regular, Piratas se quedó con el tercero de la serie por 4-2, el derrotado fue Mauricio Lara, Luis Mauricio Suárez alcanzó a conectar jonrón pero fue insuficiente.

En el juego 3, Héctor Galván empezó a escribir su gran postemporada, blanqueó por siete entradas a Campeche y le ganó el duelo de pitcheo a Francisco Campos, respaldado por los tres remolques de Alberto Carreón. Andrés Meza consiguió su segundo triunfo de la postemporada en el quinto cotejo, tras tirar siete entradas y solo permitió par de carreras, los emplumados perdían ese juego 2-1 al iniciar la séptima entrada, pero los batazos productores de Valentín Gámez en la fatídica, y de César Tapia en la octava, permitieron darle la vuelta a la pizarra.

La serie regresó a Puebla, y Rolando Valdez emuló a Meza, al conseguir su segundo crédito de esta serie, Piratas logró empatar la serie a tres juegos, destacando las jornadas ofensivas Francisco Williams y Paul León, ellos se combinaron para empujar cuatro carreras. Para el definitivo séptimo partido, el duelo se dio entre Mauricio Lara y Evan MacLane; los emplumados de inmediato tomaron ventaja de par de carreras en el primer inning, ventaja que no soltaron en todo el encuentro, porque Mauricio Lara se dedicó a colgar argollas a lo largo de ocho entradas, y con esto Pericos logró su pase a la final de la Zona Sur, al conseguir el triunfo por pizarra de 5-0, y con esto enfrentar a los Tigres de Quintana Roo.

Serie de alarido y Pericos dobla a Tigres

Pericos viajó a Quintana Roo, para abrir la final de Zona Sur, una serie que la afición esperaba desde el 2009. Con la pizarra empatada a cuatro en el séptimo capítulo, Valentín Gámez se sacrificio para empujar la carrera de la diferencia, y más adelante  Willy Taveras sacudió con doble  la serpentina de Adrián Ramírez y con esto fabricar una carrera más, esta ventaja no la perdió el equipo emplumado y se quedó con el triunfo por pizarra de 7-5.

Para el segundo encuentro, el duelo fue entre Andrés Meza y Amauri Sanit, pero el abridor de los emplumados salió en la segunda entrada lesionado, este encuentro se lo llevaron los felinos 10-2. La serie se trasladó a Puebla, y en juego llenó de polémica, en cual Pericos ganaba 5-1 en la cuarta tanda, y Tigres vino de atrás para darle la voltereta, y que finalmente Pericos dejó la carrera del empate en la posición de anotar en el noveno acto, los bengalíes se adjudicaron el triunfo por pizarra de 9-8.

Con la serie a favor de los visitantes, Pericos empató la serie con una gran actuación a la ofensiva, Sandy Madera se destapó con seis carreras producidas y los emplumados se quedaron con el juego por pizarra de 19-4, destacar que ante la lesión de Andrés Meza, Joe Álvarez tuvo que echar mano de Edgar Estudillo, se fue sin decisión pero tiró poco más de cuatro entradas.

El quinto juego de la serie también fue a favor de los emplumados, Héctor Galván consiguió su tercer triunfo de la postemporada al limitar a los felinos a una sola carrera, y los verdes ganaron 8-1, para colocarse a una victoria de la Final de la LMB. Tigres regresaba a casa, para tratar de empatar la serie y alargarla a siete juegos, pero la historia fue diferente; Tigres ganaba 2-1 en el séptimo rollo, pero la ofensiva poblana se destapó con ocho carreras en las tres últimas entradas, con una gran jornada de Sandy Madera y Alberto Carreón, los dos se combinaron para fabricar siete carreras, y así encaminar al triunfo a los emplumados por pizarra de 9-2, con este resultado Pericos consiguió su segundo título de la Zona Sur en los últimos cinco años, el rival en turno para la final de la LMB fueron los Diablos Rojos del México.

Serie de alto calibre entre Pericos y Diablos 

En la Serie Final, Pericos fue presa de la mala fortuna. Para el primer partido, disputado en el Parque Hermanos Serdán, Pericos empezó ganado 2-0, con bambinazo de Fernando Alejos, pero Diablos remontó poco a poco, con el bateo oportuno de Juan Carlos Gamboa y el pitcheo de Arturo López, permitió que los pingos ganaran 5-3.

El segundo partido marcó la serie completamente; Puebla ganaba 5-1 en la apertura del octavo rollo, pero un error del segunda base Ángel Berroa, abrió la puerta para tres carreras escarlatas; aun con la ventaja en el noveno capítulo, Pedro Rodríguez no pudo bajar la cortina, con dos outs y un hombre en los senderos Juan Carlos Gamboa y Carlos Figueroa pegaron doble y triple respectivamente, y con esto guiaron al triunfo a los Diablos por pizarra de 6-5.

La historia en el Foro Sol se escribió en el mismo tenor, el tercer juego fue dividido en dos partes, debido a la lluvia, y la balanza se inclinó a favor de los Diablos 8-4. El cuarto juego estuvo lleno de emociones, el partido tomó tonos escarlatas desde la primera entrada, sin embargo Pericos peleó y remontó un déficit de cinco carreras, y logró darle la vuelta en noveno capítulo con sencillo productor de Mario Iván Santana y jonrón del Jon Del Campo, pero de nueva cuenta en la parte baja, los Diablos le sacaron el empate a Pedro Rodríguez, además de que se combinó un error a la defensiva para darle vida a los escarlatas. Ya en extra innings, Juan Carlos Gamboa pegó cuadrangular solitario para darle el campeonato a los Diablos. Fue una temporada de bajas y altas, pero resultó ser un año inolvidable.